Por eso, a tu cachorro le va a ENCANTAR nuestra comida.
Descúbrelo →

La llegada de un cachorro a la familia es un momento muy importante. Para ti significa toda la expectación y emoción que supone recibir a un nuevo miembro de la familia. Es algo realmente importante pero, para tu cachorro, lo es todavía más. De repente, todo cambia para él: su madre y sus compañeros de camada ya no están, y lo que veía, oía y olía durante sus primeras semanas de vida también desaparece. Por eso, mudarse a tu casa supone una conmoción pero, si sigues estos consejos, será mucho más llevadero.

1. Coge ventaja con los olores

La nariz de tu cachorro es una herramienta muy potente: usa esto en tu favor. Dale al criador al que le compras el cachorro una mantita o algún juguete antes para que el objeto en cuestión pueda ir absorbiendo todos esos olores familiares a los que está acostumbrado. Luego lleva ese objeto a casa cuando recojas al cachorro, esto hará que esté mucho más cómodo. 

CONSEJO SUPERPRO: Hay otros aromas que también le pueden confortar, como la lavanda.

Myles laying down relaxed

2. Elige con cuidado el lugar para hacer sus necesidades

El "váter" de tu cachorro va a estar muy presente durante los primeros días o semanas, así que elígelo bien. Debe ser fácil acceder a él, tanto de día como de noche (te costará bastante tiempo convencerlo) y debe ser un lugar tan tranquilo y libre de distracciones como sea posible. Si deseas tener más información sobre esto, en nuestro blog encontrarás consejos para adiestrar a tu cachorro.

3. Haz que tu casa sea un lugar seguro para tu cachorro

Imagínate que eres un cachorro, ponte en su lugar. No eres muy grande y todas las cosas que ves pueden estar ahí para que las muerdas o juegues con ellas. Todavía tienes que aprender lo que puede ser peligroso. Por eso es importante que te asegures de que tu casa, y el patio o jardín (si lo tienes), sea un lugar seguro para tu cachorro. ¿Es sólida la valla del jardín? ¿Hay algún estanque, piscina o pozo demasiado expuesto? ¿Hay algún producto químico tóxico cerca? ¿Son las escaleras demasiado empinadas para sus patitas? 
Myles laying down in garden

4. Mantén tu casa a salvo de tu cachorro

Los cachorros son curiosos y tienen iniciativa, además de unos dientecillos muy afilados. Si no quieres que tus queridos almohadones, zapatillas, plantas, sillas de mimbre (etc., etc.) se conviertan en una sombra hecha jirones de lo que fueron, te recomendamos que prepares tu casa para que esté a prueba de cachorros. La buena noticia es que lo de masticar todo es una fase completamente normal que, con el estímulo adecuado, a tu cachorro se le pasará pronto. Mientras tanto, pon los objetos "valiosos" o queridos fuera de su alcance y plantéate instalar puertas de seguridad como las que se usan para los niños o un cercado para perritos.

Por eso, a tu cachorro le va a ENCANTAR nuestra comida.
Descúbrelo →

5. Ofrécele un sitio tranquilo y seguro

Exactamente igual que a las personas, a los perros les gusta tener un lugar tranquilo y seguro para descansar, pero esto no tiene por qué afectar a la vida del resto de la familia. Una posible opción es instalar una jaula para cachorros. Tu cachorro debería tener mucho espacio dentro de ella y sentir que es un refugio seguro para él. No lo dejes encerrado dentro desde el primer día y nunca lo dejes encerrado más de 1 h y 30 min seguidos durante el día. Si no quieres usar una jaula, basta con que elijas un lugar (o incluso dos) que "pertenezca" a tu cachorro. Ten en cuenta que las cestas de mimbre son irresistiblemente masticables, así que tal vez sea mejor que empieces con algo un poco más sólido. 

6. Aprende su idioma

Que tu cachorro no hable el lenguaje humano no significa que no se comunique. ¿Sabías que existen cursos para aprender el idioma de los perros? Con estos cursos podrás entender inmediatamente qué está diciendo tu cachorro, lo que podría ser de gran ayuda y reconfortarle mientras aprende a vivir en su nueva casa. 

Myles with his owner Louis

7. ¿Y qué pasa con tus otras mascotas? También tienes que cuidar de ellas

¿Te encantan las mascotas? ¿Ya tienes algún otro perro o gato? ¿Tal vez un pollo o un loro? Si es así, merece la pena que compruebes lo que tienes que hacer para ocuparte de la seguridad y el bienestar de todos los que viven en tu casa. Si tienes alguna duda, consulta a un especialista en comportamiento animal con antelación sobre qué puedes hacer para preparar a cada uno de esos animales para la llegada del nuevo cachorro.
Myles with his brother Cooper

8. Lista de control final

Hay una serie de cosas que vas a necesitar seguro antes de que llegue tu cachorro. Asegúrate de que tienes todo lo que figura en la siguiente lista:

  • Comida adecuada para tu cachorro. Lo ideal es que, por lo menos al principio, empieces dándole la misma comida que le estaba dando el criador. 
  • Cuencos de comida y agua lavables del tamaño adecuado para tu cachorro
  • Un collar fijo o un arnés adecuado
  • Una correa larga de, como mínimo, 3 m
  • Algo sabroso para que lo muerda, como palitos dentales, astas de ciervo, un hueso, etc.
  • La dirección y el número de teléfono de tu veterinario
  • Juguetes. Un montón de juguetes.

Y un último consejo: asegúrate de que estás descansado y tienes un montón de paciencia y amor que dar. Cuanto más tiempo y atención puedas dedicarle a tu nuevo cachorro durante estos primeros días y semanas, más contento y sano estará conforme vaya creciendo y convirtiéndose en tu nuevo mejor amigo.